La Granja de San Ildefonso

Por | 28 julio, 2014 | 0 comentarios

Granja San IldefonsoOtro de los lugares con consideración de Real Sitio (como el Palacio de Aranjuez o el Monasterio de El Escorial) es el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso, situado fuera de Madrid, en la provincia de Segovia, a 80 kilómetros de la capital.

Se ubica en un lugar que antiguamente tenía interés como zona de caza, razón por la que el rey Enrique IV construyó un albergue y una pequeña ermita dedicada al arzobispo san Ildefonso, donde se instalarían los monjes jerónimos del Monasterio del Parral.

Más tarde, Felipe II, responsable de la creación de los principales construcciones monumentales de Madrid y alrededores, llevaría a cabo reformas en este espacio, para reconvertirlo en un lujoso palacio que serviría de residencia a los reyes sucesores. No obstante, sería Felipe V quien, encantado con el lugar, le daría el impulso definitivo, ampliando los jardines y el palacio, que serviría de residencia de otoño a los diversos reyes que ha conocido España hasta Alfonso XVIII. Porque San Lorenzo del Escorial se reservaba para el verano y Aranjuez para la primaveras y el crudo invierno se pasaba en Madrid.

Merece la pena detenerse en el palacio, buen ejemplo de arquitectura palaciega europea, con jardines y fuentes de estilo versallesco. De hecho, los jardines son uno de los principales atractivos de este lugar, con 146 hectáreas de las que una cuarta parte son espesos bosques. Llama la atención la parte ascendente, dividido en tres partes, La Cascada nueva, la Carrera de Caballos y la Ría, imagen muy representativa del lugar, presente en postales y libros sobre el particular.

Además del indiscutible valor arquitectónico y medioambiental de este histórico lugar, la gastronomía es otro de sus puntos fuertes, aunque en verano alguno de sus platos más famosos pueda hacerse algo pesado. En lugar del famoso cochinillo de Segovia, se puede optar por una de las jugosas truchas típicas, precedidas, ¿por qué no? de una sabrosa sopa castellana o los típicos judiones de La Granja.

Como dijo el historiador hispanista Hugh Tomas, quien solo conoce en España, no conoce España (en referencia a las antiguas colonias iberoamericanas). Lo mismo pasa con Madrid. Quien solo conoce la Comunidad de Madrid, y se pierde este enclave segoviano, tampoco conoce del todo Madrid.

Categorías: Guías Madrid

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*