Estatuas emblemáticas en las calles de Madrid

Por | 27 marzo, 2013 | 0 comentarios

Se llama Julia. Parece tener vida propia, identidad y hasta luz en la mirada. Pero es inanimada.

Conocemos su nombre porque su creador, el escultor y pintor Antonio Santín, utilizó una leyenda que se transmitía de boca en boca en aquella sociedad del Madrid de los años 40.

Según las tradiciones orales, a la Universidad Central situada en la calle San Bernardo solo podrían acceder hombres para formarse. Julia no se conformó y decidió disfrazarse de hombre para acceder al aula.

Su homenaje tiene forma: una bella escultura de bronce que podía admirarse en la Calle del Pez (hablamos en pasado porque actualmente está siendo reparada.)

estatua Julia en calle del Pez

Precisamente hoy queremos repasar algunas de las estatuas más desconocidas que adornan las calles de la capital de España.

Una de las obras más admiradas es la Estatua del Ángel Caído, situada en el Parque del Retiro. Su autor es el escultor madrileño Ricardo Bellver. Sin lugar a dudas es uno de los rostros más populares de la capital.

En su momento se criticó porque se halla exactamente a 666 metros sobre el nivel del mar y el 6 es el símbolo del mal. Para algunos críticos era la única obra del mundo dedicada a Satanás. Pero no es el único Ángel Caído que hay en la gran ciudad. Hay otro en diferente postura. Ahora tendrán que mirar hacia el cielo, ya que la figura se encuentra en una azotea.

En la calle Milaneses esquina a Calle Mayor hay otro ángel caído pero en picado que es una verdadera alegoría. El artista Miguel Ángel Ruiz quiso plasmar un accidente aéreo de un viajero despistado.

Por culpa del paisaje este distraído e infortunado viajero no se dio cuenta de que no había ninguna pista de aterrizaje bajo sus pies. En su llegada a la tierra sufre un accidente, fracturándose un brazo y algo más.

La escultura acaba de cumplir 8 años de vida en enero de 2013. La original figura pesa 300 kilos, está realizada en bronce y es una de las más sorprendentes que tiene Madrid en sus azoteas.

Estatua Aviador Accidentado de Madrid

En vuestro paseo por el Madrid antiguo, también podéis toparos con al poeta Federico García Lorca, enfrente del Teatro Español, en la Plaza de Santa Ana. Sostiene entre sus manos a una alondra que está a punto de echarse a volar. En la plaza de la Paja, os encontraréis a un hombre leyendo el periódico en un banco, obra de Félix Hernando García, cuyo realismo os hará creer que es de carne y hueso desde lejos.

Estatua Federico García Lorca en Madrid

Nos os perdáis tampoco la estatua ecuestre de Felipe IV en la Plaza de Oriente de Madrid, de la que se cuenta que su escultor Pietro Tacca contó con el asesoramiento del mismo Galileo Galilei para que el caballo que monta el monarca pudiera sostenerse exclusivamente sobre sus patas traseras, siendo la primera escultura ecuestre del mundo que cuenta con esta disposición.

Categorías: Guías Madrid

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*